Skip to content

Consulado Honorario de Ucrania en Misiones

Inicio
COMUNICADO DE LA EMBAJADA DE UCRANIA Imprimir

Las autoridades ucranianas durante los 10 días de la vigencia de la tregua unilateral, entre 20 y 30 de junio pasado, hicieran de todo para conseguir la efectiva de-escalada de la tensión en el Este de Ucrania. Sin embargo, debido a las acciones criminosas de los terroristas y la falta de acciones prácticas por parte de Rusia, en esos 10 días lamentablemente no se han registrado cambios significativos en el sentido de estabilización de la situación.

A partir del 20 de junio los grupos armados ilegales demostraban públicamente su falta de voluntad para adherirse al Plan de Paz del Presidente Poroshenko, violando constantemente el régimen del alto al fuego. En los 10 días de la “tregua” los terroristas hicieron 108 ataques contra las Fuerzas Armadas de Ucrania, cuyo resultado fueron 28 militares ucranianos muertos y más de 70 heridos. Más de 170 militares y civiles ucranianos siguen siendo mantenidos como rehenes; las armas no fueron depositadas, ni tampoco fueron liberados edificios administrativos; continúa el terror de bandas armadas contra la población local.

Por otro lado, Rusia no ha realizado ningún paso práctico de los que estaban previstos por el Plan de Paz y por la Conclusión del Consejo Europeo del 27 de junio: no ha sido establecido un control efectivo sobre la frontera del lado ruso; a través de los 3 pasos fronterizos controlados por insurgentes han continuado a llegar municiones y material bélico al territorio ucraniano; la parte rusa no ha utilizado la influencia que tiene sobre los terroristas para hacerlos parar con su actividad subversiva ni tampoco condenó sus acciones.

Las tres rondas de conversaciones telefónicas entre los líderes de Ucrania, Francia, Alemania y Rusia, así como dos rondas de reuniones del Grupo de Contacto trilateral no llegaron a aportar progreso en las negociaciones, mientras que el alto al fuego fue utilizado por los terroristas para fortalecer sus posiciones.

Llevando en consideración el desarrollo de la situación y la falta del progreso en la de-escalada del conflicto, el Presidente de Ucrania Petro Poroshenko la noche del 30 de junio, después de una reunión del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania, se vio obligado a tomar la decisión de reanudar la fase activa de la operación antiterrorista. Sin embargo, según declaró el Presidente Poroshenko, los puntos clave de su Plan de Paz continúan vigentes, al igual que la estrategia del desarrollo socioeconómico de la región de Donbás. Fue subrayado que la tarea de la operación antiterrorista no es solamente la preservación de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, sino también la remoción de la amenaza del terrorismo y la minimización de los riesgos para la población civil.

Después de la decisión presidencial las fuerzas ucranianas comenzaron las acciones activas para neutralizar y aniquilar grupos armados ilegales en el área de la operación. Como resultados de esas acciones fueron destruidas algunas bases de los terroristas y recuperado el control sobre varias localidades y un paso fronterizo. Al mismo tiempo, según el estado mayor de la operación, se han registrado múltiples casos cuando combatientes de la llamada “autodefensa” de los insurgentes cambiaban de bando y pasaban al lado del ejército ucraniano.

El 1 de julio los representantes de los parlamentos nacionales de 57 países-miembros de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) reunidos en la ciudad de Baku, capital de Azerbaiyán, aprobaron la resolución titulada “La violación evidente, grosera y no reparada de los principios de Helsinki por parte de la Federación de Rusia”. En dicha resolución la Asamblea Parlamentaria de la OSCE condena particularmente “la violación especialmente flagrante de la soberanía e integridad territorial de Ucrania” por parte de Rusia, al tiempo que contiene un llamamiento a todos los países-miembros de la OSCE a “repudiar la anexión forzada de Crimea por la Federación de Rusia”.

La resolución también lamenta “la intromisión armada que está siendo realizada en Ucrania por fuerzas controladas por la Federación de Rusia, así como la violación de derechos humanos que la misma continúa generando”, además de expresar “el firme apoyo a la soberanía, la independencia política, la unidad y la integridad territorial de Ucrania, de acuerdo con su Constitución y en los limites de sus fronteras internacionalmente reconocidas”.

 

 

1 de julio de 2014   

Embajada de Ucrania en la República Argentina