Cuatro años de la ocupación ilegal de Crimea
Al cumplirse el 20 de febrero corriente 4 años desde el inicio de la ocupación rusa de la República Autónoma de Crimea y de la ciudad de Sebastópol (Ucrania), volvemos a expresar nuestra gratitud a la comunidad internacional por su política consistente de la condena de la agresión rusa contra Ucrania y del no reconocimiento de la tentativa de la anexión ilegal de una parte del territorio soberano de nuestro país.

Las violaciones sistémicas, por las autoridades rusas de ocupación, de los derechos humanos en Crimea, demandan cada día acciones aún más inmediatas y consolidadas. En primer término, es necesario poner fin a persecuciones políticas a las personas que se oponen a la ocupación, en particular, ucranianos étnicos y tártaros de Crimea, además de asegurar el cumplimiento por Rusia de sus obligaciones como autoridad de ocupación conforme al derecho internacional humanitario. Dichas exigencias se contienen en numerosos documentos legales, en particular, en tres resoluciones de la Asamblea General de la ONU aprobadas en 2014, 2016 y 2017, así como en una serie de decisiones de otras organizaciones internacionales, como la UE, el Consejo de Europa, la OSCE, la UNESCO, la OTAN, sus estructuras parlamentarias, el G-7 y varias cortes internacionales. Las conclusiones de organismos internacionales evidencian el ambiente de miedo, incertidumbre e inseguridad reinante en Crimea debido a las represalias intensificadas por parte de las autoridades rusas de ocupación, que incluyen la persecución, el aislamiento y el descrédito de las figuras prominentes de la comunidad tártara de Crimea y la prohibición del Mejlis – el único órgano representativo del pueblo tártaro de Crimea. El deterioro de los derechos humanos y libertades fundamentales en la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastópol es un tema de atención particular de la comunidad internacional debido especialmente al acceso restringido impuesto por Rusia a grupos de monitoreo del Consejo de Europa y de otros organismos internacionales. En este sentido, un problema particularmente acuciante es la liberación de los ciudadanos de Ucrania, detenidos ilegalmente, y la garantía de acceso de misiones de organizaciones internacionales que trabajan en el campo de los derechos humanos, a la península ocupada. Además, cabe recordar que las acciones de las autoridades de ocupación en la República Autónoma Crimea y en la ciudad de Sebastópol representan una amenaza de carácter cultural a la civilización y socavan los fundamentos del patrimonio étnico y cultural de los pueblos de la península de Crimea. En este sentido, causa especial preocupación la destrucción disfrazada de “reconstrucción” del Palacio de Khan de Bakhchisarai – una obra única de la arquitectura musulmana declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Consideramos que uno de los importantes instrumentos internacionales con el objetivo de coordinar los esfuerzos para lograr la solución de la situación en la península podría ser la plataforma internacional “Amigos de la de-ocupación de Crimea”, creación de la cual fue proclamada por el Presidente de Ucrania Petró Poroshenko durante el último período de sesiones de la AG de la ONU en septiembre de 2017. La falta de solución del problema de Crimea de acuerdo con el derecho internacional socava el orden legal internacional basado en el respeto de soberanía e integridad territorial de estados independientes. La situación se agrava con una militarización acelerada de la península de Crimea que ha cambiado totalmente el patrón de la seguridad en la región y está creando amenazas reales no solo para la seguridad de Ucrania, sino también para la seguridad regional y global. La República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastópol sigue siendo una parte inalienable de Ucrania que está bajo la ocupación provisional por las tropas rusas a consecuencia de un acto de agresión. Ucrania nunca reconocerá esta ocupación y tomará todas las medidas jurídicas para recuperar su derecho soberano sobre el territorio de su península. Llevando en consideración la continuación de la política agresiva rusa, instamos a los socios internacionales de Ucrania que aumenten su presión sobre Moscú para poner fin a las violaciones de derechos humanos en Crimea y asegurar la devolución de la península ocupada a Ucrania. #CrimeaIsUkraine #CrimeaEsUcrania Embajada de Ucrania en la República Argentina Febrero de 2018