Comunicado de la Embajada de Ucrania sobre el ataque terrorista contra la ciudad de Mariupol

Por la mañana del día 24 de enero de 2015 varias unidades de artillería de la llamada “República Popular de Donetsk” (“DNR”) abrieron fuego con sistemas de lanzacohetes múltiples “Grad” contra el barrio residencial de la ciudad de Mariupol que está bajo control de las fuerzas gubernamentales de Ucrania. Los resultados de este crimen horrendo – en total fueron lanzados 1200 misiles que impactaron en edificios de vivienda, un mercado al aire libre y hasta una tienda de productos infantiles – son más de 30 habitantes civiles muertos y cerca de una centena de heridos, algunos con gravedad.

 

Por la mañana del día 24 de enero de 2015 varias unidades de artillería de la llamada “República Popular de Donetsk” (“DNR”) abrieron fuego con sistemas de lanzacohetes múltiples “Grad” contra el barrio residencial de la ciudad de Mariupol que está bajo control de las fuerzas gubernamentales de Ucrania. Los resultados de este crimen horrendo – en total fueron lanzados 1200 misiles que impactaron en edificios de vivienda, un mercado al aire libre y hasta una tienda de productos infantiles – son más de 30 habitantes civiles muertos y cerca de una centena de heridos, algunos con gravedad.

 

Según las conclusiones de los expertos de la Misión Especial de Monitoreo de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), los cohetes salieron de las direcciones noreste y este, de las localidades controladas por los terroristas de la “DNR”. Además, el Servicio de Seguridad de Ucrania ya publicó las conversaciones telefónicas interceptadas entre algunos miembros de la “DNR” y sus tutores que demuestran claramente que el bombardeo de barrios residenciales de Mariupol no fue una casualidad.

 

El líder de la “DNR” Zajarchenko que la víspera de esta tragedia anticipó una ofensiva contra las fuerzas ucranianas en todos los frentes de la región de Donetsk, llegó a anunciar el ataque de sus fuerzas a Mariupol, pero luego se retrajo. El bombardeo de Mariupol siguió las tragedias de Volnovaja (13 de enero) cuando 13 personas civiles murieron como resultado de un bombardeo por los terroristas de un autobús de pasajeros y de Donetsk (22 de enero) cuando un proyectil disparado por terroristas impactó en un trolebús dejando 8 muertos y muchos heridos. Esto significa que los llamados “insurgentes” o “rebeldes” de la “DNR”, despreciando completamente los acuerdos de Minsk firmados por sus líderes, no solamente no suspendieron el fuego, sino que optaron por la escalada de la situación en la región pasando a la táctica del terror contra la población civil.

 

Esto proporciona argumentos adicionales al reclamo del Gobierno de Ucrania para que las “Repúblicas Populares” de Donetsk y de Luhansk sean reconocidas como organizaciones terroristas a nivel internacional. En este caso, la Federación de Rusia que apoya directamente a dichas organizaciones, suministrándoles armamento pesado, como los lanzacohetes “Grad”, municiones y otro material bélico, además del apoyo financiero, logístico y de mercenarios, automaticamente se convertiría en un “patrocinador del terrorismo” según las normas internacionales, con todas las consecuencias que esto podría acarrear.

 

El Presidente del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania Oleksandr Turchinov declaró hoy que, “según la información de fuentes fideldignas, el Consejo de Seguridad de Rusia aprobó ayer la decisión sobre la intensificación de acciones ofensivas practicamente en todas las direcciones en el Este de Ucrania, por lo que lo que está pasando hoy en el frente es la realización de las tareas planteadas por el Presidente Putin”. Por su turno, el Presidente de Ucrania Petro Poroshenko llamó "el asesinato sangriento de decenas de habitantes civiles y cerca de cien heridos de manos de terroristas pro-rusos” como “un crimen de lesa humanidad que debe ser juzgado por el Tribunal de La Haya". El Primer Ministro de Ucrania Arseniy Yatseniuk pidió que sea convocada una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir el empeoramiento drástico de la situación en el Este de Ucrania.

 

La reacción del mundo al acto terrorista en Mariupol ha sido unánime: los líderes de los países europeos, EEUU, Japón, Australia, Canadá y muchos otros países condenaron vehementemente este acto terrorista y llamaron a Moscú a dejar de apoyar a los terroristas, a retirar sus tropas del territorio de Ucrania y ejercer toda su influencia que tiene sobre los separatistas para que terminen inmediatamente sus acciones bélicas y vuelvan a la mesa de negociaciones respetando y cumpliendo los acuerdos de Minsk. La Alta representante de la UE para la Política Exterior Federica Mogherini pronosticó la introducción de nuevas sanciones más duras contra Moscú si el Kremlin no cambia su posición con respecto a la crisis ucraniana. Algunos líderes europeos ya empezaron a discutir la posibilidad de suministrar armas y ayuda militar a Ucrania, pues es cada vez más fuerte la convicción de que el conflicto militar ruso-ucraniano podría subir a escala europea y global si no se para el agresor, y otros países de la región no pueden sentirse seguros teniendo a su lado una potencia agresiva con armas nucleares.

 

La comunidad internacional está exigiendo que sean conducidas investigaciones imparciales de todos los actos terroristas perpetrados en los últimos días en el Este ucraniano, que sean determinados y llevados a la justicia sus autores, pero lo más importante – que se reanude el proceso de paz, se cumplan los acuerdos de Minsk en su totalidad, incluido el régimen del alto el fuego, la separación de artillería pesada de los dos bandos, el intercambio de prisioneros, incluidos los ucranianos que están ilegalmente detenidos en Rusia como la piloto Nadiya Savchenko, y el restablecimiento del control efectivo sobre toda la frontera bajo la estricta supervisión de la OSCE.

 

El mundo demanda que los terroristas de la “DNR” y “LNR” y sus “titiriteros” de Moscú dejen de hacer guerra contra el pueblo ucraniano, dejen de matar a los civiles, liberten a todos los rehenes y finalmente vuelvan a la mesa de negociaciones para discutir la salida pacífica de la crisis actual.

 

Embajada de Ucrania en la República Argentina

24 de enero de 2015